Eliminación de tatuajes por láser

En CLÍNICA SASERMED prestamos servicio de eliminación de tatuajes mediante láser. Entre nuestros profesionales contamos con especialistas de la salud con amplia experiencia en estas técnicas.

Contamos con un láser de neodimio YAG Q- SWICH de última tecnología con hasta 2000mj de potencia, que garantiza unos buenos resultados y unos tratamientos seguros. Este láser tiene una longitud de onda de 1064nm y 532nm, la cual se usa en función del color del tatuaje y que son ideales para quitar tatuajes a través de la eliminación de tinta en la piel.

** Preguntas frecuentes:

¿Cómo funciona?

El primer paso es un estudio previo, el cual es totalmente gratuito y en el que se estudiara con qué tipo de tinta y de tatuaje se va a trabajar.

A continuación y una vez resueltas todas las dudas sobre el tratamiento, se elige la potencia y los filtros a utilizar. La energía del láser afecta exclusivamente a la zona de piel donde haya tinta, no provocando daños en zonas de piel sana que no existan tatuajes.

Los pigmentos del tatuaje absorben la energía del láser quebrándose en pigmentos más pequeños que desaparecerán de forma natural a través del drenaje linfático.

Una vez finalizada la sesión, se aplica pomada antibiótica y se cubre la zona tratada con una cura oclusiva. Las curas deben realizarse a diario hasta que la piel se recupera de la sesión.

¿Cuantas sesiones son necesarias?

Las sesiones son repetidas aproximadamente cada 2 meses, tiempo en el que la piel estará lista para una nueva sesión. No debe excederse este tiempo, ya que el proceso de eliminación puede ralentizarse.

El número se sesiones necesarias para poder finalizar el borrado de tatuajes eliminando completamente el pigmento oscila entre 3 y 12.

Si lo que se pretende es realizar un nuevo tatuaje encima del antiguo, normalmente con 2 – 4 sesiones, esa zona de la piel ya estaría lista para volver a ser tatuada.

Todo esto, depende del tipo de piel que tenga el paciente. En cada caso el número de sesiones varía, por lo que no se puede garantizar el resultado basándose
un número de sesiones concreto.

En las pieles claras será en las que mejor responda el láser y en las que se noten los resultados con menos sesiones, en las pieles más oscuras serán precisas más sesiones para quitar tatuajes.

El tiempo que tarda un tatuaje en desaparecer siempre dependerá de la densidad de la tinta, de la antigüedad del tatuaje, de la profundidad del pigmento y del color.

El color el verde y el amarillo son colores con menos facilidad de eliminarse, el número de sesiones puede alargarse en este caso para obtener unos resultados óptimos.

Las zonas en las que la piel es más fina son las que precisan menor número de sesiones (cabeza, cuello, escote femenino, muñeca).

En zonas como piernas, brazos y espalda, la tinta del tatuaje se encuentra a mayor profundidad y la piel es más gruesa, por lo que requieren un mayor número de sesiones.

¿Qué debo saber antes de realizarme el tratamiento?

No tomar ningún fármaco fotosensible.

No tomar el sol ni hacer sesiones de rayos UVA al menos 10 días antes del tratamiento.

¿Qué cuidados tengo que realizar después de cada sesión?

Inmediatamente después del tratamiento se producirá enrojecimiento e hinchazón de la zona tratada y una sensación de quemazón o escozor que irá desapareciendo en las horas posteriores.

Para aliviar estas molestias y disminuir la hinchazón y el enrojecimiento es aconsejable aplicar frío.

Evite frotar o rascar la zona que ha sido tratada, así como mojar las horas posteriores.

Es imprescindible aplicar la pomada pautada cada 8 horas durante al menos 7 días y posteriormente hidratar la zona con alguna crema regenerante.

Los días posteriores al tratamiento están desaconsejados los baños, duchas muy calientes, saunas y ambientes calurosos.

Utilice un jabón neutro para lavar la zona tratada. No frote ni use esponjas ásperas sobre estas áreas. Secar con una toalla limpia presionando suavemente sobre la zona y sin arrastrar inmediatamente después del lavado.

 

Eliminación de tatuajes