Rejuvenecimiento facial con láser y carbón activo

En CLÍNICA SASERMED prestamos servicio de rejuvenecimiento facial por láser combinado con carbón activo. Entre nuestros profesionales contamos con especialistas de la salud con amplia experiencia en estas técnicas.

Contamos con un láser de neodimio YAG Q- SWICH de última tecnología con hasta 2000mj de potencia, que garantiza unos buenos resultados y unos tratamientos seguros.

¿En qué consiste el tratamiento?

Se trata de un tratamiento láser de última tecnología que incide en peeling, higiene y rejuvenecimiento de la piel. Es un eficaz tratamiento para acné, tanto en cara como en cuerpo. Es totalmente indoloro y el tiempo de recuperación y efectos es inmediato.

El carbón activo penetra en profundidad en los poros de la piel sirviendo como conductor de la energía lumínica producida por el láser al pasar por la superficie tratada. Las partículas de carbón activo explotan a medida que la luz láser absorbe el color negro.

Con este tratamiento, se eliminan de forma eficaz las capas epiteliales queratinizadas, alisando la piel, restaurando el cutis y aclarando las hiperpigmentaciones superficiales de la piel.

En tratamientos de rejuvenecimiento, el carbón activo efectivamente estrecha el agrandamiento de los poros y tiene un efecto estimulante sobre los procesos regenerativos en las células a un nivel profundo. Aumenta la producción de colágeno y fibras de elastina, lo que conduce a un rejuvenecimiento general de la piel y así poder alisar y disimular pequeñas arrugas de expresión.

Trata con eficacia el acné y varias enfermedades de la piel de naturaleza inflamatoria, eliminando la causa directa de la enfermedad, en lugar de una consecuencia.

¿Cómo se realiza?

La aplicación del tratamiento es muy sencilla. Se basa en la aplicación de una mascarilla de carbón activo para posteriormente aplicar el tratamiento láser con una longitud de onda de 1320nm.

¿Qué efectos produce?

Los beneficios de este tratamiento son numerosos, destacando la reducción del tamaño de los poros y reducción de cicatrices y de arrugas finas. Además algunos de los beneficios más destacados son:

– Higiene facial.

El carbón activo tiene como beneficio principal la higiene profunda. La piel recibe el impacto y la energía de la radiación láser se destruye, arrastrando a su vez todos los contaminantes y agentes la piel muerta, dotándola inmediatamente de
una luminosidad y limpieza máxima.

– Rejuvenecimiento y blanqueamiento facial.

Las partículas de carbón también alcanzan capas profundas de la piel, estimulando la producción de colágeno. La piel se aprecia masa tersa y luminosa, mejorando la textura de la piel del rostro.

– Exfoliación

El carbón actúa como objetivo cromóforo de la radiación. Sus componentes, activados por la radiación de luz, eliminan capas de células muertas de la superficie de la capa cornea produciendo una exfoliación. De esta forma, mejora la textura y ayuda a la posterior penetración de activos cosméticos.

– Antiacné

El efecto térmico producido en la piel, y el láser combinado con el carbón activo reduce notablemente la actividad de las bacterias que producen el acné, entre ellas la Propinobacterium Acnes, responsable de la mayoría de las infecciones. Produce también una reducción importante en la actividad de las glándulas productoras de la grasa. Y esto, unido a la descongestión realizada en el poro, reduce notablemente la reaparición de lesiones.

 

Rejuvenecimiento facial